Minimalismo financiero

MINIMALISMO EXISTENCIAL Y MINIMALISMO FINANCIERO - EL EMPRENDEDOR Y EL INVERSOR

 

“He perdido más de nueve mil oportunidades en mi carrera. He perdido casi 300 partidos. Me han confiado 26 veces el tiro ganador y he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida y por eso he tenido éxito”

Michael Jordan

 

En el artículo anterior hablé sobre la relación entre la inteligencia financiera y la inteligencia emocional, así como expliqué los dos primeros (y menos rentables) métodos para generar dinero. Veamos cuales son los dos métodos restantes.

3. EMPRENDER

Emprender

Entendiendo el emprendimiento en su sentido estricto. Así, una persona que simplemente monta una farmacia y se dedica el resto de su vida a trabajar en ella no sería un emprendedor, sino un trabajador por cuenta propia que un día emprendió.

Emprendedor es el que se dedica a emprender de manera constante.

La diferencia principal entre un emprendedor y un trabajador por cuenta propia es que el objetivo del primero es crear un negocio que en un futuro no requiera de su intervención activa. Una vez creado este tipo de negocio, empieza a emprender de nuevo y a generar otro negocio.

¿Si te fueras de vacaciones un año entero y solamente te conectaras a Internet de vez en cuando, seguiría funcionando tu negocio cuando volvieses? Si la respuesta es no, eres un trabajador por cuenta propia. Si la respuesta es sí, eres un emprendedor.

Ejemplos: empresario de negocios pasivos (vending corners), inventor, emprendedor tipo Silicon Valley, web masters, etc…

Ventajas: Muchas. La principal ventaja del emprendedor es que consigue sortear la trampa que hace que los métodos 1 y 2 sean tan ineficientes: la vinculación entre tiempo y dinero.

Una vez generado el sistema, este funciona de manera autónoma dirigiendo fondos hacia el emprendedor, que puede ahora dedicar su tiempo a generar otro sistema. El crecimiento económico del emprendedor es por tanto exponencial, mientras que el del trabajador por cuenta ajena o propia es únicamente lineal, pues el trabajador únicamente ve como aumenta su renta si trabaja más horas o por medio de un aumento (que en realidad supondrá un mayor número de horas trabajadas).

Más ventajas serían una mayor autonomía, antifragilidad y maniobrabilidad, además de la recompensa por realizar acciones más imaginativas y creativas que las que se suelen realizar en una actividad puramente "profesional", es decir limitado a un sólo ámbito.

Inconvenientes: algunos e importantes. Principalmente el factor riesgo de la inversión inicial, así como el factor tiempo, pues suele ser necesario un tiempo largo de trabajo intenso para poder montar un sistema pasivo. También tenemos que contar con la incertidumbre, pues algunos negocios pasivos funcionarán mientras que otros no, así como con una labor de aprendizaje más larga y dura que en cualquier trabajo “profesional”.

Hasta hace poco, emprender en su sentido estricto estaba reservado a unos pocos privilegiados, con fondos suficientes para enfocar esta tarea y un vasto conocimiento del mercado en el que operaban para no cometer demasiados errores. No obstante, desde el auge de internet y las nuevas tecnologías, se ha abierto un amplio abanico de posibilidades para emprender con unos costes muy razonables.

Así, la Internet actual contiene una extensa red de administradores web, propietarios de tiendas on-line, expertos en marketing, etc…, que han conseguido (con resultados constatables reales) lo que antes únicamente parecía un sueño: la creación de negocios pasivos en serie con unos costes muy razonables. Se recomienda la lectura de “La semana laboral de 4 horas” de Tim Ferriss para conocer detalladamente el ejemplo de uno de estos emprendedores y la posibilidad real de llevar a cabo este camino.

En resumen, emprender aporta autonomía, orgullo y unos ingresos escalables. No obstante, requiere de unas altas dosis de energía, auto-conocimiento, tolerancia al error (antifragilidad) y una gran confianza en sí mismo. Y es que, en cierto sentido, emprender es una de los mejores caminos que existen para mejorar la inteligencia emocional y el conocimiento de uno mismo.

4. INVERTIR

Invertir

Dinero generando dinero. Invertir en lo que sea, siempre y cuando sea un activo: inmuebles, empresas, activos financieros, etc…

Invertir es el gran secreto de los ricos, sencillamente la manera más efectiva de generar dinero.

Ventajas: casi todas.  Una vez que se ahorre un capital base, se adquieran los conocimientos y se interiorizan los procesos emocionales (lo más difícil), se puede aplicar una y otra vez sin que apenas cuente el factor tiempo. Los ingresos son escalables. El inversor es absolutamente autónomo (el emprendedor depende en cierto grado de sus empleados y debe supervisar que sus sistemas sigan actualizados).

Inconvenientes: principalmente el riesgo. Además, el inversor es de todos el que necesita tener una formación emocional más consistente, pues el miedo o la avaricia le pueden hacer cometer errores que puedan ser fatales para sus intereses.

Invertir es ante todo un acto de paciencia. Consiste en ser capaz de ahorrar y mantener el nivel de gastos y deudas bajo control durante mucho tiempo, formarse y ser lo suficientemente valiente para tomar las decisiones correctas y saber esperar a recoger sus frutos.

Los tres factores principales a tener en cuenta para afrontar una inversión son rentabilidad, liquidez y riesgo. Es imposible tener los tres, así que se ha de elegir la vía que contenga al menos dos de estos factores.

En mi opinión, la mejor opción para la inversión son los mercados financieros. Altísima rentabilidad y liquidez, aunque asumiendo que existe un alto nivel de riesgo. No obstante, si se tienen los conocimientos y las ganas necesarias se pueden aprender sistemas que reduzcan el riesgo a niveles asumibles y que pueden dar altas rentabilidades a medio - largo plazo (trading).

Todos conocemos de la importancia de la inversión. No obstante, lo que nunca nos enseñaron en la escuela es que la clave de la inversión es que se debe realizar en activos, y nunca en pasivos. Pincha aquí para leer la tercera parte, donde exploro la vital diferencia entre los activos y los pasivos.

 

Leave a reply