Inteligencia financiera

MINIMALISMO EXISTENCIAL Y MINIMALISMO FINANCIERO - EL TRABAJADOR QUE NO CUENTA

 

"Las escuelas de negocios premian los comportamientos complejos más que los simples, pero la simpleza es siempre más efectiva"

Warren Buffet

INTELIGENCIA EMOCIONAL E INTELIGENCIA FINANCIERA

Biología, Matemáticas, Física, Literatura, Historia, Educación Plástica,… Las escuelas nos intentan dar una base conceptual sobre todo tipo de materias. Supongo que todo es muy importante, pero curiosamente dos de las áreas de conocimiento que más capacidad tienen de aportar algo al bienestar a cualquier ser humano, son absolutamente obviadas. Me refiero por supuesto a la inteligencia emocional y a la inteligencia financiera.

¿Inteligencia emocional? Absolutamente capital. Primordial ¿Por qué reaccionamos como reaccionamos ante los actos de los demás? ¿Por qué nos preocupa tanto lo que piensan los demás? ¿Por qué reaccionamos de manera emocional ante problemas racionales, y viceversa? ¿Qué es exactamente la empatía y en qué manera puede mejorar nuestra vida?

Nuestra vida siempre vendrá marcada por nuestra reacción ante los problemas y conflictos que nos vayan surgiendo.

 

Si enfrentado a un problema profesional soy capaz de reaccionar con calma y enfocar el problema de una manera puramente racional, tendré solucionado automáticamente el 90% del problema. Esto es muy difícil de lograr.

Si tras un error o traspiés reacciono de una manera autocomplaciente, sin autocrítica, será imposible que aprenda de mis errores y consiga progresar.

¿Inteligencia financiera? Igual de importante. ¿Cómo funciona el dinero? ¿Cómo se crea? ¿Cómo se reparte y distribuye? ¿Qué es una deuda y que peligros conlleva? Parecen preguntas de fácil respuesta pero no es así. Son ignoradas por la cultura de masas. Y así nos va.

En mi experiencia personal, he podido comprobar como ambas áreas (inteligencia emocional e inteligencia financiera) siempre se tocan, siendo en cierto sentido imposible conseguir inteligencia financiera práctica si no se consigue antes cierta inteligencia emocional.

En este artículo me gustaría desarrollar ciertos principios que considero esenciales para desarrollar un inteligencia financiera sólida, para mas adelante explorar como utilizar esta inteligencia para incorporarla a un modo de vida minimalista, enfocado y coherente.

¿EL DINERO CRECE EN LOS ÁRBOLES?

El dinero crece en los árboles

¿Qué es el dinero? La verdad es que tras cientos de años de doctrina económica y estudios académicos, los economistas todavía no han podido dar una respuesta consensuada a esta simple pregunta.

Así para algunas escuelas, el dinero sería un mero instrumento, con un “valor” consensuado por toda la comunidad, que serviría para el intercambio de bienes y servicios. Para otras, el dinero es simplemente un símbolo de reconocimiento de deuda entre los ciudadanos.

Para nosotros la pregunta importante no es esta sino ¿cómo se genera el dinero?

Robert Kiyosaki en su libro “Padre Rico, Padre Pobre”, de obligada lectura para cualquier persona interesada en el tema, explica claramente que tan sólo hay 4 maneras de generar dinero:

1.- EMPLEARSE POR CUENTA AJENA

escalera corporativa

La escalera corporativa

La opción preferida por casi todo el mundo. Trabajar para alguien, o mejor aún para el Estado. Prácticamente el 95% de mis familiares y amigos han elegido esta opción.

Ejemplo: funcionarios, auditores de Deloitte, administrativos, jefes de operaciones, vendedores del Corte Inglés, consultores, trabajadores de astilleros, etc…

Ventajas: ilusión de seguridad. Una cómoda e idéntica nómina recibida al final de cada mes. Posibilidad (remota) de ascender en la escala corporativa y conseguir llegar a ese selecto grupo de directivos de 50 años que cobran básicamente por calentar sillas en reuniones del consejo de dirección. Vacaciones programadas con todo pagado, trienios, quinquenios. Una bonita tarta y carta con dedicatorias el día de tu jubilación. Interminables charlas en la máquina dispensadora de agua.

Desventajas: una absoluta y total falta de autonomía, pues dependes de la buena voluntad y buen juicio de tu jefe, y pensar que uno siempre llega a jefe por ser más listo o eficiente es sencillamente idiota. Incapacidad para decidir el cómo y el qué hacer con tu tiempo (a menos que quieras explicarle a tu jefe que ya no vas a atender reuniones inútiles, no vas a hacer caso a clientes/proveedores que no generen rentabilidad, y en general que no vas a hacer esas cosas que son una pérdida de tiempo y constituyen el 80% del trabajo en cualquier oficina). Sufrir los impuestos más gravosos de toda la ciudadanía. Los trabajadores por cuenta ajena son los más fáciles de controlar y por tanto de gravar por parte de los estados, y por eso se preocupan tanto en incentivar especialmente este método de trabajo.

Trabajar por cuenta ajena es sencillamente la actividad menos antifrágil que existe. Cualquier cisne negro que ocurra en la vida de la empresa o de la persona (depresión estatal, enfermedad, obsolescencia de la tecnología, tu jefe sencillamente se vuelve loco) supondrá el despido inmediato y el corte de raíz del 100% del sustento del trabajador.

Nunca pongas tus huevos en la misma cesta.

 

Que todos los ingresos provengan de una sola o única fuente es algo extremadamente peligroso. No obstante, es por desgracia algo inherente a este modo de generar dinero, pues el trabajador apenas cuenta con la autonomía necesaria para explorar el resto de maneras de generar dinero.

Recomendación para reducir la antifragilidad: primero, intenta ser un trabajador que aporte valor añadido “real” y versatilidad a la empresa o al mercado laboral. Mucho cuidado con la ultra-especialización que reduce la maniobrabilidad. Segundo y más importante, aprende y asimila los códigos, señales y redes de confianza que se generan dentro de las empresas. Lo que las personas piensen de ti será siempre mucho más importante que lo que hagas realmente dentro de la empresa.

2.- EMPLEARSE POR CUENTA PROPIA

trabajador por cuenta ajena

O lo que llamamos en España hacerse autónomo. En esta categoría entrarían todas aquellas personas que montan un negocio y se auto-contratan a sí mismas, siendo ellos a partir de ahora sus propios jefes (o el banco si se endeudan por supuesto).

Ejemplo: abogado con despacho propio, taxista, médico con su propia consulta, dentista, camionero, etc…

Ventajas: pocas. Una mayor autonomía, aunque la casi segura ausencia de tiempo le resta mucho de su valor. Mayor flexibilidad para estructurar y planificar el pago de impuestos. No tener jefe (esta es una gran ventaja). Si el autónomo consigue desarrollar una amplia y variada red de clientes (muy difícil), puede permitirse el placer de mandar al garete a un cliente que se lo merezca de vez en cuando. Es desde luego más antifrágil que la opción primera, pues el autónomo tiene que estar constantemente alerta de los cambios del mercado, adaptándose al entorno y por lo tanto haciéndose cada vez más versátil y flexible.

Inconvenientes: muchos. El autónomo ya no es sólo un profesional. Ahora es también gestor (de cosas y de personas), además de tener que estar preocupado del futuro y el desarrollo a medio-largo plazo del negocio. Responsabilidad, ya no vale con hacer tu trabajo (o hacer que haces tu trabajo) e irte a casa, los problemas se van contigo. No hay días libres de asuntos propios, y seguramente habrá menos días de vacaciones.

No se me ocurren muchas razones por la que las personas deban elegir la opción 2 antes de la 1.

En  líneas generales, los autónomos trabajan más, tienen menos tiempo libre y mucho más “stress” que los trabajadores por cuenta ajena.

Así que si tu plan de vida es ser un “profesional” y desempeñar la misma actividad el resto de los días de tu vida, te recomendaría la opción 1, salvo en dos excepciones:

  1. Que no encuentres trabajo. En este caso no hay duda. Si nadie te lo da, no te queda otra opción más que darte el trabajo tú a ti mismo.
  2. Que no soportes tener jefe.

Si quieres leer la segunda parte de este artículo, pincha aquí. Mientras tanto, si te ha gustado este artículo agradecería si me pudieras ayudar con una acción en las redes sociales. ¡Gracias!

Leave a reply