Minimalismo

MINIMALISMO EXISTENCIAL Y MINIMALISMO FINANCIERO - EL CAMINO DEL GUERRERO FINANCIERO

"Si un hombre puede vaciar su billetera en su cabeza, nadie le podrá robar nada. La inversión en conocimiento paga los mejores intereses"

Benjamin Franklin

 

Anteriormente, hemos estudiado lo que hemos llamado el Camino de los Borregos, el cual es a modo de resumen:

 

1.- Estudiar.

2.- Empezar a trabajar e ingresar renta. Gastar.

3.- Trabajar y ganar más. Endeudarse y gastar más.

4.- Trabajar y ganar aún más. Gasta aún más y volverse a endeudar.

5.- Repetir los pasos anteriores hasta la jubilación o la bancarrota.

 

trabajador photo

Borregos, pero siempre bien vestidos

 

Lo que es especialmente lamentable es que estos cinco pasos se nos han presentado como estrictamente “inevitables”. A nivel personal, en mi ambiente social o familiar nunca se me planteó ninguna otra opción posible más que el trabajo, gasto y endeudamiento “ad infinitum”.

Los consejos financieros que siempre recibí fueron: estudia una carrera con “muchas salidas” (es decir Derecho, Empresariales o similares) te guste o no te guste, encuentra trabajo de 9 a 5, firma una hipoteca en cuanto puedas ya que alquilar es “tirar el dinero”, no arriesgues y nunca dejes de seguir la línea marcada por los demás.

En mi caso fue así, ¿lo fue también en el vuestro?

Veamos cuales son las ventajas e inconvenientes de esta estrategia tan conservadora:

Ventajas: ilusión de seguridad dada por el trabajo de 9 a 5. Acceso a niveles de gasto considerables debido al apalancamiento proporcionado por el endeudamiento. Poder llamar una casa como “propia”, aunque no sea cierto hasta que se liquide la totalidad de la hipoteca. Ser uno más de la masa social y por tanto no ser considerado como un friki o loco por parte de los amigos o familiares.

Inconvenientes: dependencia absoluta de una cadena de mando laboral, y absoluta falta de maniobrabilidad para conseguir medios adicionales de conseguir renta. Endeudamiento casi vitalicio con el banco, que determinará totalmente el nivel de gasto futuro y la imposibilidad de inversión en activos. Ser uno más del grupo, y por tanto correr el riesgo de pasar toda una vida viviendo con miedo y sin pensar “fuera de la caja”.

No lo dudes, la sociedad actual y todos sus tentáculos y ramificaciones (Estado, sistema financiero, sistema familiar, religioso… todos forman parte del mismo conglomerado) están diseñados para seguir y cumplir con la Carrera de los Borregos, tal y como todo buen ciudadano debería hacer. No obstante, la buena noticia es que se puede salir de ella con paciencia, disciplina, perseverancia y muchas dosis de valentía y coraje.

 

EL GUERRERO FINANCIERO

 

El Guerrero Financiero

 

 

"Si queréis ser ricos, no aprendáis solamente a saber cómo se gana, sino también cómo se ahorra"

Benjamin Franklin

 

Veamos pues el ejemplo de una persona (al que llamaremos sujeto B) que haya decidido enfocar las cosas de otra manera:

 

Paso 1- El sujeto B se incorpora al mercado laboral, dentro del área de marketing de una gran empresa, con una renta mensual de 1.000 Euros.  Los dos primeros años se dedica a la adaptación al puesto y al conocimiento del medio laboral y de sus códigos. Su nivel de gasto es el mismo que el de cualquier otra persona de su misma renta y edad.

 

Paso 2- Dos años después llega el primer aumento de sueldo, con el consiguiente aumento de responsabilidades y de tiempo requerido por la empresa. El sujeto B está contento por el aumento de sueldo y responsabilidad, pero le apena tener que sacrificar aún más su tiempo personal para satisfacer intereses ajenos.

B estudia la situación y toma tres decisiones.

 

Primera decisión: decide analizar concienzudamente sus métodos de ordenación y ejecución de su trabajo, con la finalidad de ser lo más eficiente posible y conseguir reducir al mínimo tiempo necesario la ejecución de sus funciones. Así espera conseguir congraciar su vida laboral y su vida personal. Esto le reporta empezar a ser considerado un bicho raro por parte del personal de la oficina, ya que B no suele atender reuniones innecesarias, no se pasa la mitad del día al teléfono y cuando habla le gusta ir al grano. No obstante, a la larga esto no le reporta ningún problema ya que en líneas generales es considerado como un ejecutivo altamente eficiente por sus superiores.

 

Segunda decisión: tras observar que los métodos de marketing desarrollados por la empresa están algo anticuados, decide desarrollar a nivel individual su conocimiento de marketing online, con la finalidad de poder desarrollar en el futuro algún pequeño negocio en Internet que le reporte algo de renta extra. El sujeto B empieza a dedicar tiempo a su proyecto online los fines de semana y alguna tarde entre semana, lo cual es un gran sacrificio pero que queda recompensado por la ilusión de estar creando algo propio y original.

 

Tercera decisión: para financiar este futuro proyecto, decide no aumentar mucho su nivel de gasto y así poder ahorrar y crear masa de capital. El sujeto B  no se compra un coche nuevo y no se muda a una casa más grande con su pareja. Sencillamente sigue viviendo igual concediéndose de vez en cuando algún capricho más que antes.

 

Así, el sujeto B está empezando a pensar “fuera de la caja”. En primer lugar ha observado detalladamente su entorno, ha sacado conclusiones y ha actuado en consecuencia con sus conclusiones, en lugar de seguir simplemente la línea ya marcada tal y como haría cualquier otra persona. Además ha empezado a detectar los inconvenientes del trabajo por cuenta ajena, y ha decidido empezar a prepararse para poder superarlos.

 

Minimalismo

Ahorrar e invertir

 

Paso 3.-  Unos años después, B tiene además de su trabajo un pequeño negocio online de dropshipping de importación de tecnología desde China. El desarrollo del negocio fue duro, no funcionando en sus primeros intentos, pero actualmente está muy contento con el resultado de su trabajo. Los últimos 18 meses ha podido ahorrar una cantidad importante debido a la doble renta recibida de su trabajo y de su negocio, así como el nivel de gastos controlado que lleva junto a su pareja.

Llega una oferta para un nuevo aumento de sueldo. El sujeto B lleva dando vueltas a una idea, y ha llegado la hora de tomar una decisión. B entiende que el aumento de sueldo conllevará un aumento exponencial de las horas dedicadas a su trabajo, no permitiéndole disponer del tiempo suficiente para seguir desarrollando sus negocios online. Además sabe que sus conocimientos ya adquiridos de marketing online le van a permitir desarrollar negocios similares que le permitirán incorporar una acumulación de ingresos pasivos y aumentar exponencialmente su renta.

Nuestro amigo decide rechazar la oferta de aumento de sueldo, y presenta su carta de baja en la empresa. Sólo con ver la cara de tonto que se le quedó a su jefe cuando le comunicó la noticia ha valido la pena. Ha calculado que con el dinero ahorrado podrá mantenerse un periodo de por lo menos 2 años, tiempo más que suficiente para desarrollar más negocios online. Además, el sujeto B inicia un blog con el que pretende documentar su salida de la Carrera de Borregos y ayudar a otras personas interesadas en los negocios pasivos y el mundo del marketing online.

 

Paso 4.- Han pasado tres años. El sujeto B dispone ahora de un total de 4 negocios online que dan réditos, así como de un blog que empieza a situarse en el nicho muy competitivo del marketing online.

El sujeto B no tiene una renta excesivamente alta, de hecho algunos de sus amigos directivos ganan más dinero que él, pero gracias a la subcontratación y a la automatización de procesos desarrollados por el mismo ha sido capaz de reducir su jornada laboral a un total de 3 o 4 horas al día. Por el contrario, sus amigos disponen de literalmente 0 horas de tiempo libre entre semana, y están empezando a trabajar también los domingos. Gracias a esto el sujeto B es capaz de ir diariamente al gimnasio, dedicarse con esmero a una pasión anteriormente olvidada en su juventud (la pintura), y pasar tiempo diariamente con su pareja y la hija que acaban de tener.

El sujeto B  aún no ha suscrito ninguna hipoteca y sigue viviendo de alquiler. Tiene una cantidad relativamente importante de capital que ha ahorrado hasta ahora. Las personas de su alrededor le aconsejan “invertir” en una casa, ya que está tirando el dinero del alquiler. El sujeto B decide tomar otra vía. Siempre se ha sentido atraído por el mundo de la inversión, las finanzas y el funcionamiento del dinero. Tras un poco de investigación decide desarrollar su conocimiento en la inversión de los mercados de futuros y opciones. Comprende que con una estrategia de inversión cuidadosa, el apalancamiento y la rotación de capital, puede sacar una rentabilidad mayor que la que ofrecen los bancos y los fondos privados, que al fin y al cabo están destinados para personas que ni tienen tiempo ni están interesadas en saber cómo funciona el dinero.

Paso 5.- Cinco años después, el blog del sujeto B es una auténtica referencia en el sector del marketing online, dándole grandes beneficios en ingresos por publicidad, afiliados y venta cruzada. Con respecto a sus negocios de droppshipping, el sujeto B decidió venderlos hace tiempo , ya que le consumían demasiado tiempo y acabaron siendo negocios redundantes.

Gracias a su reputación online el sujeto B ha escrito un libro sobre Marketing con un antiguo compañero de trabajo  que ya empieza a estar situado entre los más vendidos de su especialidad en Amazon. El sujeto B empieza a recibir ofertas para realizar cursos y conferencias sobre emprendimiento y desarrollo personal por parte de las mismas empresas que antes le trataban como un ejecutivo más del sector.

La estrategia financiera del sujeto B ha sido totalmente pulida y su estrategia de inversión le da una rentabilidad anual interesantísima. Estos ingresos pasivos podrían por sí mismos mantenerle a él y a toda su familia con una inversión de tiempo ridícula de cuatro horas semanales. El sujeto B decide, ahora sí, suscribir un hipoteca por el 40% del valor de una vivienda, y calcula que podrá amortizar el pago en un periodo máximo de 4 o 5 años.

El sujeto B se siente feliz, pues su variada agenda le permite dedicar tiempo a lo que le hace más feliz: pasar tiempo su mujer y sus dos hijas. Esto lo puede realizar perfectamente pues dispone de los 3 elementos esenciales de una persona financieramente libre: tiempo, ingresos activos e ingresos pasivos.

El sujeto B está muy tranquilo, pues sus ingresos proceden de numerosas fuentes: el blog, venta de libros, conferencias, cursos privados, inversiones, etc…, y sabe que es casi imposible que todas las fuentes colapsen a la vez. Además, sabe que podría desarrollar nuevas fuentes de financiación (nuevos negocios online, gestor de cuentas, profesor de trading, etc…) de manera sencilla y en poco tiempo, en caso necesario.

Pero por encima de todo, el sujeto B está tranquilo pues sabe que lleva los últimos 20 años aprendiendo cosas nuevas, adaptándose y generando conocimiento práctico. Él sujeto B sabe que está infinitamente más preparado de cara a una crisis económica o depresión que cualquier otro trabajador que lleve desempeñando el mismo trabajo estos 20 años, pues la incertidumbre y el cambio no son nuevos para él.

 

CONCLUSIONES

Minimalismo financiero

Para recoger primero hay que sembrar

 

Lo que he descrito arriba es una idealización, y por tanto no refleja fidedignamente la carrera de ninguna persona real. Es sólo fruto de mi imaginación. Pero describe un camino y una estrategia, aunque pueda resultar poco creíble a simple vista, cada vez es más elegido por personas en todo el mundo.

A modo de resumen, los aciertos realizados por el sujeto B han sido los siguientes:

 

1.- Con el primer aumento de sueldo, el sujeto B decidió invertir en el activo más valioso que existe: el conocimiento. El sujeto B decidió estudiar por su cuenta y fuera de las líneas impuestas por el Estado y la sociedad, añadiendo al conocimiento teórico el conocimiento práctico que es vital para el desarrollo de cualquier proyecto sostenible y viable.

Ten mucho cuidado con no ser el clásico emprendedor onanista, o el teórico académico de salón. Lee cualquier cosa escrita por cualquier profesor de Políticas o Filosofía en cualquier revista especializada y sabrás a que me refiero. Vale mil veces más un proyecto real que no llegase a buen término, que cualquier tesis doctoral que en realidad nunca nadie se va a leer. El camino se hace andando, no teorizando sobre cómo lo vas a hacer.

 

2.- Mientras el sujeto B invertía en conocimiento, decidió mantener bajo control el gasto, pues sabía que una vez que se aumenta el nivel de gasto luego es muy difícil reducirlo ante cualquier eventualidad, reduciendo enormemente el margen de maniobra.

 

El eje de la revolución nunca está en una sentada, una manifestación o una huelga. Está en tu mente, en tus ideas y en el libro que decides tener entre tus manos. Es un proceso individual, que nadie puede vivir por ti. No hay nada que le haga más daño al Poder que aprender cosas que se supone que nunca aprenderías.

 

3.- Ante un nuevo aumento del nivel de trabajo, el sujeto B decidió independizarse laboralmente. Con eso ganó mucha autonomía entregando a cambio un control aún mayor del gasto, sabiendo que esto sólo iba a ser temporal. El sujeto B sacrificó el hoy, entendiendo que con el tiempo sus esfuerzos darían frutos en el mañana.

 

Sembrar hoy para recoger mañana. Esta es la base de la productividad. En definitiva, siempre florece la gente con imaginación, capacidad de visualización y disciplina.

 

4.- El sujeto B invierte los ingresos obtenidos en su trabajo autónomo en nuevos activos, lo cual le genera un riego constante de nuevo ingresos activos. El sujeto B se guarda mucho de no invertir en ningún pasivo.

 

La riqueza genera riqueza. Es así de simple y así de complicado.

5.- El sujeto  B se da cuenta que toda persona es de un modo u otro un “Homo Economicus”. Comprende que toda persona que desconozca cómo funciona el dinero y la creación de riqueza está absolutamente expuesta en la sociedad actual y es fácilmente manipulable por el Estado y sus distintas ramificaciones (bancos, clase política, grandes empresas, etc…). Además se da cuenta que no existe conocimiento más útil y valioso que el de la inversión, es decir dejar que el dinero haga el trabajo de generar más riqueza.

 

La liberación siempre viene dada por el conocimiento. El conocer las causas y los porqués de un mecanismo nos permite escapar de él. Votando a un partido u otro o suscribiéndote a una ideología nunca vas a ser libre. El verdadero cambio siempre se hace de abajo a arriba.

 

6.- Una vez conseguida la independencia financiera, el sujeto B decide que tiene suficiente margen de maniobra y decide comprar una vivienda. Comprende que una vivienda propia es un privilegio, y que es el fruto de un trabajo anterior y no su primera piedra (“nunca empezar la casa por el tejado”).

 

La vivienda propia es la consecuencia del trabajo anterior y nunca la causa. Ninguna casa se empezó nunca a construir desde el tejado.

 

7.- Tras realizar todo el proceso, el sujeto B comprende que la satisfacción personal siempre viene asociada al enriquecimiento que le podamos dar al resto de personas de nuestro entorno, y decide invertir el tiempo libre conseguido en su familia así como en una labor docente de alto valor para la sociedad.

 

Quieres autonomía y libertad para, en definitiva, hacer aquello que siempre quisiste hacer, no lo que la sociedad o tu empresa decide que debes hacer. Aquel deseo frustrado que nunca pudiste realizar por falta de tiempo, imposición familiar o falta de ganas, ESO es en definitiva lo que ERES.  Te recomiendo que te pongas a trabajar en ello CUANTO ANTES.

 

Minimalismo financiero

Liberación

"No creas que viviendo en selvas sombrías, en orgulloso retiro y apartamiento de los hombres, no creas tú que alimentándote sólo de hierbas y raíces y mitigando la sed con la nieve de la gran cordillera; no creas tú, devoto, que todo esto pueda conducirte a la meta de la liberación final"

Helena Blavatsky

 

 

 

4 comments

Leave a reply