Superación Personal

LAS 10 MEJORES PELÍCULAS DE SUPERACIÓN PERSONAL (I)

Desde su mismo nacimiento, el cine ha sido un gran espejo en el que podemos ver retratados nuestras mayores miserias y nuestros más grandes deseos, así como nuestra obsesión por el crecimiento, el desarrollo y la superación de nuestros propios límites.

En esta lista, realizada de manera completamente personal, me gustaría reflejar mis 10 mejores películas de superación personal, las cuales considero que mejor han reflejado está característica única e innata del ser humano.

10.- EL ACEITE DE LA VIDA (George Miller, 1992)

 

El aceite de la vida

 

Sin lugar a dudas la película más cruda del talentoso director australiano George Miller, El Aceite de la Vida es una intensa historia sobre la desesperada lucha de unos padres para salvar la vida de un hijo gravemente enfermo. Ambos padres librarán una lucha descarnada para hallar un remedio con el que curar o al menos aliviar la existencia de su hijo Lorenzo, aquejado de una extraña enfermedad (Adrenoleucodistrofia), teniendo que luchar contra la incredulidad de las personas de su entorno, así como de la comunidad científica que no considera la posibilidad de hallar un remedio viable.

El Aceite de la Vida no es una película fácil de ver. Es dura, cruda y desoladora, como la historia que pretende contar, pero consigue transmitir como ninguna otra la intensidad del amor paternal, cuando este es capaz de traspasar cualquier barrera y de transportar a una persona más allá de sus límites, rozando la barrera de la locura y el desfallecimiento. Además, será recordada como una de las mejores actuaciones de Nick Nolte, por aquel momento en el momento más alto de su carrera.

9.- EL SHOW DE TRUMAN (Peter Weir, 1998)

 

El Show de Truman

 

Marcianada dirigida en 1998 por el también australiano Peter Weir, director literalmente incapaz de dirigir una sola mala película, El Show de Truman es una de las películas más especiales surgida de los años 90.

Narrando la historia de Truman y su vida en un plató de televisión y frente a las cámaras, esta película constituye una elegantísima y sutil distopia sobre el lugar de los medios de entretenimiento en nuestras vidas y los límites de la privacidad. Pero por encima de esto, El Show de Truman es un canto a la necesidad de libertad del ser humano, a la necesidad de romper moldes y a la defensa de la individualidad.

Truman, al tomar la decisión de abandonar el único entorno que ha conocido en su vida, se convierte inmediatamente en un héroe de dimensiones gigantescas, pues ha comprendido que la madurez únicamente se alcanza al romper las propias zonas de confort, y que la incertidumbre de lo que vendrá en algo inseparable de nuestras vidas.

8.- WARRIOR (Gavin O’Connor, 2011)

 

Warrior

 

Warrior pasó ligeramente inadvertida durante el año 2011, pero constituye una excelente narración de la superación personal dentro del mundo del deporte, y más en concreto de la lucha extrema. Warrior narra la historia de dos hermanos que, por circunstancias muy diferentes, acaban compitiendo en el mismo torneo de lucha, teniendo que combatir ambos contra sus propias dudas internas y la incredulidad de los que les rodean.

Con su punto de crítica social y tragedia familiar, así como unas excelentes interpretaciones, Warrior constituye una excelente elección para paladear la superación personal necesaria para triunfar en el deporte de alta competición. Además tiene un excelente climax final, como corresponde a toda buena película deportiva.

7.- LA ESCAFRANDA Y LA MARIPOSA (Julian Schnabel, 2007)

 

La Escafandra y la Mariposa

 

En 1995 Jean-Dominique Bauby, redactor jefe de la revista Elle, sufrió un infarto masivo que le dejó irremediablemente dañado el tronco cerebral. Como resultado, Jean-Dominique quedó con el cuerpo absolutamente paralizado, siendo únicamente capaz de mover su ojo izquierdo, manteniéndose sus capacidades mentales totalmente intactas.

Hundido en la desesperación, Jean-Dominique es capaz de sobreponerse a su situación aferrándose a las dos únicas cosas que la vida aún no le ha quitado: su memoria y su imaginación.

Con esto, nuestro protagonista consigue reconciliarse con sus seres queridos, expresar gratitud y escribir la excelente novela que inspiraría esta película.

La historia de esta película es muy dura, pues muestra con todo detalle las circunstancias extremas del síndrome del cautiverio. Esto además es subrayado por la excelente dirección de Julian Schnabel, imaginativa, tierna y muy cercana, que era exactamente lo que necesitaba esta historia para plasmarla exitosamente a la gran pantalla.

6.- THE WRESTLER (Darren Aronofsky, 2008)

 

The Wrestler

 

Mickey Rourke sencillamente nació para dar vida al protagonista de esta película, Randy “The Ram” Robinson, estrella de la lucha libre en ciernes que lucha por tener un último momento de gloria mientras intenta superar sus errores del pasado y reconciliarse con una hija distanciada.

The Wrestler fue dirigida por Darren Aronofsky, cuya filmografía parece desfilar entre la encrucijada de la superación personal y la peligrosidad de la adicción y las obsesiones. Es una película dura, que constituye un contrapunto pesimista al resto de películas de esta lista. Y es que la superación personal como camino de desarrollo, consiste en la titánica tarea de romper barreras interpuestas por uno mismo, trabajo en el que indefectiblemente a veces saldremos victoriosos, y otras veces fracasaremos.

Continúa la lista de mejores películas de superación personal en el próximo artículo.

1 comment

Leave a reply