Drogas Psicotrópicas

CHAMAN (IV) - LAS PLANTAS DE PODER

"Aprendí que el conocimiento y la inteligencia pueden ser sistemáticamente expandidos. Que el cerebro puede ser reprogramado".

Timothy Leary

 

En los anteriores artículos hemos visto una retrospectiva general sobre la visión del mundo del chaman y las técnicas y herrramientas utilizadas para poder adquirir conocimiento y realizar curaciones.

Posiblemente la herramienta más popular utilizada por los chamanes para sus viajes chamánicos sean las llamadas Plantas de Poder (drogas psicoactivas). Los chamanes parten de la base de que toda cosa u objeto de la realidad tiene su propio lugar y razón de ser dentro de la red de la creación, así como un espíritu o realidad inmaterial con el que se puede contactar. Los chamanes utilizaban diversas plantas endémicas de su entorno para contactar con el espíritu que las habitaba y extraer su conocimiento.

Los chamanes siempre señalan que las llamadas plantas de poder son herramientas de conocimiento muy poderosas, que únicamente han de ser utilizadas en el lugar adecuado, con el estado mental adecuado y la guía adecuada. De lo contrario se podría producir un “mal viaje” que tuviese repercusiones negativas para el aprendiz de chaman.

A continuación, realizaré una breve exposición de las drogas psicoactivas más ampliamente utilizadas por los chamanes de hoy en día.

PEYOTE

Peyote

 

Nombre técnico: Lophophora Williamsii

Cáctus endémico de México y el sur de Texas. Tiene una propiedas psicoactivas muy poderosas debido a la presencia de mescalina en su síntesis. Es posiblemente el psicoactivo natural más potente que existe, durando su efectos hasta un máximo de 3 días, y pudiendo reproducirse sus efectos de manera puntual semanas después del viaje.

Los chamanes mexicanos la consideran la planta de poder de mayor valía, siendo el espíritu que la habita (Mescalito) uno de los más altos y poderosos a los que se puede acceder. Debido a su alto poder, los malos viajes con esta planta suelen ser habituales.

HONGOS O SETAS PSILOCÍBICAS

Setas alucinógenas

 

La sustancia que inducen el trance psicodélico es la psilobicilina. Hay muchas variedades, produciendo estados de trance muy diversos. No obstante, el viaje suele ser más calmado y moderado que con el peyote. El nivel de psilobicilina cambiará dependiendo de si la seta está seca (aproximadamente 0,3%) o fresca (0,04%).

Como efectos generales, se puede afirmar que la psilobicilina agudiza los sentidos así como estimula la expresión y el reconocimiento de las propias emociones. La psilobicilina suele causar un aumento de la locuazidad, ganas de conversar y de expresar sentimientos, y en algunos casos pueden causar alucionaciones y una percepción alterada de la realidad.

SAN PEDRO

San Pedro

 

Nombre técnico: Echinopsis Pachanoi

Planta endémica de Sudamérica, el cactus San Pedro también posee altas dosis de mescalina y por tanto produce viajes muy similares al peyote.

El San Pedro es también un planta dedicada al uso medicinal por la comunidad andina, siendo usado para tratar afecciones nerviosas, hipertensión, drogodependencias, etc...

AYAHUASCA

Ayahuasca

 

Endémica del amazonas y también conocida como la “liana de la muerte”, la Ayahuasca es un preparado líquido que se obtiene mezclando la planta de la liana de la Ayahuasca (Banisteriopsis caapi) y la Chacruna (Psychotria viridis). Induce viajes psicodélicos muy fuertes debido a la presencia de DMT. Su uso se está extendiendo mucho últimamente por Europa.

El DMT o Diemetiltriptamina es considerado el primer psicodélico humano endógeno, ya que se encuentra en la naturaleza pero también en nuestro propio cuerpo humano. Diversos estudios, situán la probable producción del DMT humano en la glándula pineal, donde estaría situado el chackra hindú de la frente o "tercer ojo".

Sus efectos son muy rápidos y fugaces, produciendo intensas alucinaciones, fuertes emociones y experiencias trans-corporales.

 

TOLOACHE

Toloache

 

Nombre técnico: Datura Inoxia

Datura muy peligrosa. Provoca alucinaciones y tiene también funciones terapéuticas, pero su efecto más potente es el de reducir la voluntad de aquel que la toma (obviamente al administrársela sin su permiso). Es por ello que es usada muy habitualmente por brujos negros de América Latina, para favorecer la creación de anclajes amorosos agresivos.

ESTRAMONIO O YERBA DEL DIABLO

Yerba del Diablo

 

Nombre técnico: Datura Stramonium

También conocida como revientavacas. Contiene diversos alcaloides como la antropina, la escopolamina o la hiosciamina. Es un alucinógeno extremadamente peligroso (de ahí su nombre), pues el nivel de alcaloides que puede contener varía una enormidad de una planta a otra, y por tanto una simple dosis puede resultar letal.

EL LSD Y LA CULTURA NEW AGE

A finales de los años 50, el psicólogo de Harvard y escritor Timothy Leary entró por primera vez en contacto con las setas psilocíbicas durante un viaje a Cuernavaca, México. Impresionado por la experiencia, que calificó de cuasi-religiosa, Leary comenzó una investigación de los efectos de las drogas psicodélicas en la consciencia y su posible uso para la reprogramación cerebral. En su búsqueda, Leary experimentó con el ácido lisérgico (LSD), potente sustancia psicotrópica descubierta por casualidad en los años 30 por el célebre químico alemán Albert Hofmann.

Maravillado por los efectos del LSD, Leary comenzó junto con sus colegas Richard Alpert y Ralph Meltzner a promover el consumo de esta poderosa sustancia, así como a realizar experimentos  en el ámbito terapéutico en el llamado "Centro de Investigación de la Personalidad" de la Universidad de Harvard. Así mismo, Leary trabó contacto con personajes activos de la cultura americana como William Burroughs, Aldous Huxley, Willhelm Reich, Allan Watts, John Lennon o Cary Grant, a los que acaudilló y lideró en el consumo del LSD.

En 1967, el LSD fue declarado ilegal por el gobierno de los Estados Unidos, y Leary fue encarcelado debido a los experimentos realizados con la sustancia. No obstante, el movimiento contracultural ya estaba completamente iniciado, y el consumo de  LSD se convirtió en habitual en los jóvenes New Age de la época, adornado por la música psicodélica de músicos como Pink Floyd o Jimi Hendrix y los libros de Carlos Castaneda.

Timothy Leary sostenía que las posibilidades del LSD no se limitaban únicamente a la realización de viajes psidélicos de carácter lúdico. Creía firmemente que esta sustancia podía suponer una cura para patologías psicológicas graves como la esquizofrenia, y servir como elemento base para fomentar el desarrollo de la consciencia de toda la humanidad. No obstante, debido a la prohibición del LSD y a su encarcelación, nunca pudo completar sus investigaciones. El LSD queda en la historia como un intento (por ahora) infructuoso de desarrollo los límites de la consciencia humana por medio de agentes activos externos.

LSD

"Tomar LSD fue una experiencia profunda, una de las cosas más importantes en mi vida… Reforzó mi sentido de lo que era importante: crear grandes cosas en lugar de hacer dinero"

Steve Jobs

 

Leave a reply