Chaman

CHAMAN (III) – EL VIAJE CHAMÁNICO

Como vimos en el anterior artículo, los chamanes entienden que lo que nosotros llamamos realidad es una inmensa red de energía, perfecta y simétrica, que mantiene interconectados a todos los elementos conformantes de esa red (incluidos nosotros mismos). A su vez, esa red está presente en diversos mundos y dimensiones, siendo el mundo material tal y como lo entendemos tan sólo uno de aquellos mundos, permaneciendo el resto ocultos a nuestro nivel de percepción habitual.

En terminología cabalística, se podría decir que los mundos inferiores serían aquellos en los que el nivel de densidad de la energía es más alto, manteniendo esta densidad oculta a nuestros ojos la presencia de la luz infinita o energía primordial. A su vez, en los mundos superiores el nivel de densidad de la energía es mucho menor, y por tanto el nivel de presencia de la energía primordial es mayor.

Una vez establecida esta base, el chaman toma la decisión de visitar los mundos superiores, para a partir de ellos extraer el conocimiento necesario con el que reparar los problemas surgidos en los mundos materiales inferiores.

El chaman por tanto realiza un viaje chamánico, el cual por supuesto no realiza con el cuerpo físico, al no ser este capaz de   acceder a los niveles superiores. El chaman accede a los niveles superiores primero con la mente, y posteriormente con el espíritu. Para ello, se vale de una serie de técnicas y herramientas.

Las principales técnicas usadas por los chamanes para conseguir inducir los viajes chamánicos son:

TAMBOR

Chaman

 

Sin duda alguna, el uso del tambor es la técnica más común y extendida usada por los chamanes en todo el planeta. El toque rítmico y pausado de un tambor, mantenido durante un periodo de tiempo concreto, induce en el cerebro del chaman el estado de conciencia adecuado con el que emprender el viaje chamánico.

El antropólogo Michael Harner estudió ampliamente este fenómeno, estimando que si el ritmo del tambor era realizado a la frecuencia correcta (aproximadamente 3 o 4 golpes por segundo), podía inducir en el cerebro la reducción de vibraciones emitidas hasta alcanzar el nivel de ondas cerebrales conocido como Theta, en el cual el chaman entra en éxtasis y  comienza su viaje chamánico.

Una vez realizado el viaje chamánico, el chaman es capaz de volver a la realidad ordinaria por medio de una simple aceleración progresiva del ritmo del tambor, la cual incentiva la vuelta al nivel de percepción ordinaria.

 

MÚSICA

Chaman

 

El viaje chamánico es una experiencia que habitualmente realizan los chamanes en grupo. Los chamanes usan cánticos y la repetición de mantras realizados en conjunto para inducir el estado extático e iniciar el viaje chamánico.

La repetición de mantras, individualmente o en grupo, es una de las técnicas más comunes para inducir el estado extático, realizado en prácticamente todas las tradiciones espirituales del mundo (Yoga, Cábala, Sufismo, etc...). Como es bien sabido, la repetición constante de una frase específica, normalmente en un  lenguaje de poder (altamente cargado energéticamente), permite la limpieza mental y espiritual del sujeto que la realiza, así como la  identificación del sujeto emisor con la frase pronunciada, lo cual permite la eliminación temporal del ego y el acceso momentáneo al inconsciente y a través de él a niveles superiores de conciencia.

RITUALES

Chaman

 

Consistente en la realización de diversas actividades colectivas, ya sea la meditación conjunta, la realización de cánticos, o la ingesta de drogas psicoactivas (o plantas de poder) en grupo. Con respecto a las drogas psicoactivas y el uso que han dado a ellas los chamanes, hablaré más adelante.

MEDITACIÓN CHAMÁNICA

Chaman

 

La meditación ha sido también ampliamente realizada por los chamanes a lo largo del mundo. Las técnicas varían dependiendo del linaje, pero incluyen prácticamente todas las técnicas actualmente conocidas como técnicas de visualización (indios yaquis), técnicas de contemplación (Don Lucio de Morelos), visualización coordinada con la respiración y diversos movimientos de la cabeza (Carlos Castaneda), técnicas de ensueño (similares a las realizadas en el Nidra Yoga o yoga del sueño).

Así mismo, muchos linajes utilizaban técnicas corporales activas para inducir la circulación de energía y la aparición del estado meditativo, como la realización de diversos ejercicios físicos o la técnica del “paso de poder” de los indios Tepanecas.

 

ANIMALES DE PODER

Malinalco

La pirámide de Malinalco es un conocido lugar de poder en México, donde aparece una representación de los guerreros "águila" y los guerreros "jaguar"

Los animales de poder representan para el chaman unos ayudantes espirituales, que sirven de apoyo para el desarrollo espiritual del individuo.

Las antiguas sociedades tribales reconocían la asistencia de un animal de poder que servía de protector de la tribu, así como de más animales de poder que protegían a los distintos clanes y familias individualmente. Adicionalmente, cada miembro de la tribu tenía su propio animal de poder único y personal.

Así, el animal de poder de cada persona representaba las cualidades que esta tenía que desarrollar para completar su viaje espiritual. El individuo descubrirá cual es su animal de poder personal a través de una serie de prácticas y rituales, que le pondrán en contacto con él y con sus cualidades innatas.

Una vez identificado el animal de poder personal (el cual puede ser cualquier mamífero, ave o pez natural de la región), el individuo podrá recurrir a él en momentos puntuales para solicitar consejo o protección.

Los animales de poder son uno de los instrumentos de desarrollo espiritual más poderosos y comunes usados por los chamanes de todo el mundo.

Lo arriba expuesto es tan sólo una enumeración básica de las principales técnicas y herramientas utilizadas por los chamanes para inducir el estado extático. A estas se pueden añadir muchas más, como el uso de bailes (tan comunes en otras formas de desarrollo espiritual como el tantra o el sufismo), la privación de alimentos, o incluso el dolor físico, tan común en algunas formas de chamanismo como el de los indios apaches.

No obstante, el instrumento posiblemente más reconocido y característico para inducir el viaje chamánico es sin duda el uso de plantas de poder (o drogas psicotrópicas), de las cuales hablaré en detalle en el próximo post.

 

Leave a reply